Cómo emulsionar la leche

A todos nos gusta tomarnos el café con una estupenda crema de leche. Digo crema porque en algunos lugares se nos da el café con espuma de leche, llena de burbujas que en cuanto le das un par de vueltas con la cuchara se deshace..  He de confesar que a mí no me gustaba la espuma de leche, hasta que, por razones de trabajo, me enseñaron a elaborarla de la manera correcta. Puedo decir que, ahora, incluso cuando me hago un colacao en la cafetería, me hago un poco de crema de leche para disfrutarlo también con el cacao… 

En esta ocasión voy a enseñaros a hacer una buena crema de leche o, como decimos en la cafetería, vamos a latear o emulsionar la leche de la manera correcta.

No es un proceso difícil, pero necesitarás práctica

En primer lugar necesitarás conseguir una jarra de metal como las de las cafeterías. Puedes usar otro tipo de recipiente, pero el mejor resultado lo conseguirás con este tipo de jarra.

Convendría que consiguieras un termómetro para controlar la temperatura de la leche mientras estás elaborando la crema. No es recomendable que se caliente demasiado porque la consistencia de la crema y el sabor de la leche se verían afectados. Con la práctica el termómetro dejará de ser necesario, puedes pedirlo prestado a alguien que lo tenga y devolvérselo cuando le hayas cogido el punto a la temperatura de la jarra. Yo, por ejemplo, la controlo tocando con la palma de la mano la jarra mientras emulsiona la leche. 

La temperatura ideal está entre 60ºC. y 65ºC., no debería pasar de 70ºC. puesto que la leche empezaría a hervir y el resultado no sería el que buscamos.

 

Hay jarras con el termómetro incorporado en la base o en el lateral. Aunque yo no he probado este tipo de jarras, pueden resultar muy cómodas de manejar. Si te animas a probarla, me gustaría que compartieras conmigo que tal ha sido la experiencia y si la recomendarías.

 

La crema de leche puede hacerse con cualquier tipo de leche, yo uso semidesnatada, pero también sale perfecta con leche entera y, aunque parezca contradictorio, en la desnatada también se consigue una crema estupenda. Si prefieres la leche vegetal, puedo decir que la leche que uso de este tipo es generalmente la leche de soja y, la crema de leche que consigo es espectacular.

Después de elegir la leche que quieres usar, debes mantenerla en la nevera para que esté fresca. Para emulsionar la leche, cuanto más fresca, mejor será el resultado.

 

No te desanimes si no te sale la primera vez, es normal que pase. Aunque hagas todos los pasos correctamente, puede que no pongas la boquilla del vaporizador en el sitio exacto y te salgan unas burbujas grandes y frágiles que se rompen en seguida.

 

Vamos a ver ahora el proceso

En primer lugar echa la leche en la jarra hasta la mitad como mucho. No la llenes porque cuando empieces a crear la espuma se derramará.

Acciona el vaporizador para que salga toda el agua condensada que hubiera dentro. Con un par de segundos bastará. Después limpia el vaporizador y ya puedes introducirlo en la jarra de leche. 

La jarra debe estar un poco ladeada, la boquilla del vaporizador debe estar introducida sólo un poco, no la metas hasta el fondo.

jarra--

Escucharás el gorgoteo que hace al activar el vaporizador. Pon la boquilla en un lado de la jarra y observa cómo gira la leche sobre sí misma. El giro hace que se rompan las burbujas medianas y grandes y queden unas microburbujas que hacen de la leche la crema que estamos buscando.

 

Si ves que salen burbujas grandes es porque tienes la boquilla demasiado fuera de la superficie de la leche. Mételo un poco más en seguida o no conseguirás emulsionarla bien. 

Como he dicho antes, la temperatura máxima que debe alcanzar la leche es de 70ºC. Lo ideal es parar el vaporizador cuando alcance unos 62ºC. 

Deja reposar un poco la leche mientras te haces el café.

Cuando vayas a echarte la leche en la taza, mueve primero la jarra haciendo círculos sobre la mesa de manera que la leche vuelva a girar de nuevo sobre sí misma. 

 

Por último echa la crema de leche con pequeños toques o haciendo eses para que caiga la crema de leche.

No te desesperes si no te sale las primeras veces, como todo, es cuestión de práctica.

Ya sabes cómo hacer espuma de leche (o mejor dicho, crema de leche o leche lateada) Espero que disfrutes practicando y saboreando tu estupendo café latte casero.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: