Cómo hacer café en una cafetera automática

Cómo hacer café en una cafetera automática

La cafetera automática une todas las ventajas del resto de cafeteras; hace unos cafés expreso excepcionales, muele el grano al momento, se carga automáticamente y ella sola retira el café usado… Sólo tienes que apretar un par de botones y ya tienes en marcha tu café, ¿qué más se puede pedir??

Tiene sólo un inconveniente…  su precio. Y es que este tipo de cafeteras es de las más costosas. Pero merece la pena invertir en una cafetera de este tipo por la comodidad, la limpieza, la rapidez y el sabor del café recién molido.

Cómo hacer café en la cafetera automática

Lo primero que debes hacer, como en todas las cafeteras, es llenar el depósito de agua. Suele tenerlo en la parte trasera, aunque algunos modelos lo tienen a un lado.

Procura que el agua no sea muy dura para aumentar la vida de la cafetera y no necesitar mucho tratamiento para ablandarla. No obstante hay tratamientos para ponerle al agua y ponerla en el punto perfecto para hacer el café.

Una vez llenado el depósito de agua, ponemos el café en grano en su departamento. Muchas cafeteras tienen también un segundo lugar para poner café molido. Este suele usarse para poner café descafeinado, pero puedes poner café molido normal, variando el origen (puedes poner arábico, aromático, mezcla…) de esta manera puedes tener dos variedades de café en la misma cafetera.

Puedes ver aquí las dos variedades más extendidas de café y sus características para poder elegir mejor el café que quieres usar.

Debes tener en cuenta que muchos de los molinillos tienen varios tipos de molido para adaptarlo al gusto. La ruleta que lo gradúa suele estar en el depósito del café, pero las hay en la parte exterior o, en las más sofisticadas, se gradúa en el panel frontal.

Algunos modelos de cafetera tienen un depósito para poner la leche y hace la crema de leche a la vez que el café. Estos depósitos pueden quitarse de la cafetera y guardarse en la nevera para que no se estropee. En caso de que compres un modelo de cafetera con este depósito, sólo tienes que llenarlo de leche y colocarlo en su posición para que la cafetera haga el resto.

Si quieres probar a hacer la crema de leche con el vaporizador, puedes ver como conseguirlo siguiendo las pautas en cómo emulsionar la leche

No olvides retirar periódicamente los posos del café. El depósito suele estar en un lateral, pero no todas las cafeteras lo tienen en el mismo sitio.

Si te interesa, puedes encontrar aquí una de las cafeteras más vendidas en Aliexpress España a un precio muy competitivo con entrega en tres días. O puedes ver otra muy interesante, la más vendida en Amazón, que también podría interesarte.

Cómo hacer café en una cafetera francesa

Cómo hacer café en una cafetera francesa

La cafetera francesa o de émbolo, prepara un estupendo café, con buen cuerpo y, además, permite preparar café para varias personas por su gran capacidad. Es muy fácil de usar, tanto como la cafetera italiana, solo que en este caso, el café se elabora de manera manual. Esta cafetera es muy económica y muy fácil de limpiar, puede usarse además, para hacer infusiones y no necesita apenas mantenimiento.

A la hora de elaborar el café es necesario usar café molido grueso para sacarle todo el aroma y el máximo sabor. Si el molido fuese muy fino, además de que no se impregnaría de todos sus componentes, se colaría el café por el filtro y a la hora de tomarlo se percibiría en el gusto como arenilla.

Puedes ver aquí las dos variedades de café más usadas y las características de cada una para elegir el tipo de café según tus preferencias.

Cómo hacer café en la cafetera francesa

En primer lugar debes poner a hervir agua en un recipiente a parte, ya sea un hervidor de agua eléctrico o un cazo al fuego. Puedes hacerlo en el microondas, pero el agua durará menos tiempo caliente. Si el agua tiene mucha cal, será mejor que la filtres o que uses agua embotellada.

Una vez haya hervido el agua, déjala reposar un poco para eliminar el exceso de calor. (con un minuto de reposo será suficiente). El agua muy caliente quemará el café y el sabor será más amargo y desagradable. La temperatura ideal para preparar el café es de unos 90ºC.

Si tienes oportunidad, muele tú el café antes de usarlo, el sabor es más intenso y aromático. Puedes molerlo en un molinillo manual como el de la imagen (no necesita electricidad) o en un molinillo eléctrico. He puestos unos enlaces a cada uno por si tienes interés en comprar alguno. Si no tienes y no te apetece comprarlo, puedes comprar el café ya molido, pero asegúrate de que sea grueso.

Cuando lo tengas todo preparado, quita el émbolo (o filtro). Echa el café en la cafetera (más o menos una cucharada por taza, pero eso ya dependerá de cómo te guste el café y del tipo de café que estés usando)

Vierte el agua hervida después de haber reposado. No lo hagas de golpe, hazlo lentamente y agita con una cuchara para mezclarlo todo bien.

Espera entre tres y cinco minutos y vuelve a meter el émbolo o filtro. Empuja hacia abajo despacio pero sin parar, para filtrar todo el café elaborado y arrastrar los «posos» hacia la parte inferior de la cafetera.Hazlo con cuidado para que el filtro baje por todos los lados igual y filtre bien el café.

Si decides comprar una cafetera francesa, tienes un enlace aquí de un modelo muy interesante de Amazon a buen precio y en unos días la tienes en casa.

Y si quieres prepararte un buen café fuera de casa, también hay cafeteras portátiles en Aliexpress que tienen el mismo funcionamiento. O si lo prefieres también las hay en Amazón, aquí tienes la más vendida por si te interesa.

Son muy cómodas porque caben en cualquier bolso o mochila. De esta manera podrás completar tu comida con un café recién hecho en cualquier parte. El café debes llevarlo previamente molido, o llevar un molinillo manual para molerlo en el momento y el agua ya caliente en un termo portátil.

Cómo hacer café en una cafetera de cápsulas

Cómo hacer café en una cafetera de cápsulas

La cafetera de cápsulas es muy rápida, cómoda y limpia. Basta con poner la cápsula en su ranura y «darle al play» para tener un café en el instante. Además, tiene gran variedad en intensidades de café, chocolates y té. Algunas incluso te preparan el café frío, perfecto para los días de calor en los que te apetece refrescarte un poco.

El café que hace esta cafetera suele ser intenso y corto, aunque en muchos modelos puede personalizarse la cantidad de café que quieres que salga obteniendo así un café más largo y un poco más suave. Se puede elegir también el tipo de café, puesto que estas cafeteras tienen una gran variedad de intensidades y sabores que pueden resultar muy interesantes.

Ahora también han avanzado con las cápsulas y las hay reutilizables. Las rellenas con el café molido que prefieras y listo para tomar. Estas nuevas cápsulas son ideales para usar el café recién molido (debe ser muy fino) y disfrutar así de un café más artesano de manera instantánea.

Es perfecta para quienes desayunan una taza de café pero no tienen tiempo porque van con el tiempo justo. O para las oficinas o salas de reuniones por su facilidad de uso y porque no manchan nada.
En cambio, si formas parte de una gran familia a la que le encanta el café, es mejor que te decantes por la cafetera de goteo o la italiana. Puedes ver también las cafeteras expreso, que al usar café molido comprado al peso, te resultará bastante más económico y disfrutarás del café expreso como el que pueden ofrecerte en cafeterías.

Si acabas decidiéndote por una de éstas cafeteras, te recomiendo que pruebes primero todos dos tipos de café que ofrece antes de comprarla (por amigos que la tengan,familiares o stands de pruebas de supermercados). Sería de muy mala pata que compraras una cafetera porque parece la más interesante y luego no te guste su café.

Hay cafeteras manuales (tú accionas el botón para que se ponga en marcha y le vuelves a dar para que deje de salir agua) o automáticas (tienen las medidas de agua predefinidas y se paran solas). En estas últimas, algunas incluso pueden personalizarse programándolas para que caiga una cantidad concreta de agua.

A la hora de elegir una cafetera debes tener en cuenta el tipo de cápsula que usa y el precio a la venta. Una cafetera muy económica puede llegar a salirte cara porque las cápsulas son más caras que en otros modelos. En cambio, una cafetera con un precio más elevado, puede serte más rentable porque el precio de sus cápsulas es más económico.

Aquí te pongo un enlace a una cafetera de cápsulas que podría resultarte interesante. La Tassimo Sunny de Bosch.  Es una de las cafeteras más vendidas por su precio y su buen resultado. El enlace es de Aliexpress, pero no te asustes, lo envían desde España en tres o cuatro días. Si prefieres ver otra en Amazon, aquí tienes la más vendida para que puedas comparar.

Cómo preparar café en una cafetera de cápsulas

En primer lugar debes llenar el depósito del agua. Suele estar situado en la parte trasera de la cafetera. Algunos depósitos de agua son bastante pequeños, por lo que deberás estar pendiente de que no se vacíe mientras está haciendo café para no dañar la caferera.

Una vez llenado el depósito, ya puedes poner la cápsula en su lugar. Suele estar en la parte de arriba o en el frontal, depende del modelo. Debes tener mucho cuidado con el tipo de cápsula que lleva tu cafetera, no todas las cápsulas valen para todos los modelos.

Debes tener en cuenta además, que las cápsulas «compatibles», aunque son más económicas, pueden dañar la cafetera y no entraría en la garantía del fabricante.

Después de colocar la cápsula, pones tu taza en la bandeja de la cafetera y ya puedes accionarla.  ¡¡Buen provecho!!

Cómo hacer café en una cafetera expreso

Cómo hacer café en una cafetera expreso

La cafetera expreso es la sucesión de la cafetera italiana, pero en ésta, el café que produce tiene más cuerpo e intensidad. Cada vez más, a todos nos gusta tomar en casa un buen café como el de las cafeterías y, para eso, estas cafeteras son estupendas. 

Los nuevos modelos tienen cada vez más bares de presión, porque desde el punto de vista del comprador, cuanta más presión tenga, mejor será el café que elabora. Pero en realidad, no son necesarios tantos bares. La presión que se usa en la mayoría de cafeterías en las que tanto nos gusta tomar café, es de nueve bares… increíble ¿verdad?. Debemos tener en cuenta entonces que, una cafetera con cinco bares de presión se nos quedará un poco corta y una de veinte bares será excesiva. Con tanta presión puede que haga más crema el café, pero no le dará tiempo al agua de impregnarse de todos los componentes y aromas del café al pasar tan rápido por el filtro.

Después de esto, podría decirse que la cafetera expreso ideal es la que tiene entre doce y quince bares de presión. De esta manera nos aseguramos de que, aunque pierda un poco de presión en el camino, lleguen los nueve bares que necesitamos al portafiltro y nos salga un perfecto café expreso.

Hay que tener en cuenta también, que por muy exacta que salga la presión de la cafetera, para la elaboración de un buen café deben tenerse en cuenta otras variables como por ejemplo, la temperatura del agua, el tipo de molido o la presión que hacemos al café del portafiltro antes de colocarlo en la cafetera. Esto dando por hecho que la cafetera está en buenas condiciones de conservación y limpieza, filtros limpios, gomas en buen estado…

Cómo hacer café en la cafetera expreso

En primer lugar debes llenar el depósito de agua de la cafetera, si es con agua embotellada, mejor. De esta manera te aseguras de que la cantidad del cal que se va a acumular en los circuitos en mínima y, además, será mucho más fácil la limpieza. Este depósito suele estar detrás o en la parte lateral-trasera de la cafetera.

En algunos modelos el depósito se extrae para llenarlo desde fuera, en otros se levanta la tapa superior y llena por arriba.

 Una vez llenado el depósito del agua, puede enchufar la cafetera para que vaya calentando.

Debes estar pendiente de no agotar el agua con los usos, si pones en marcha la cafetera sin agua, puedes llegar a dañarla.

Mientras el agua va cogiendo temperatura, puedes preparar el café que vas a utilizar. Si lo tienes en grano, este es el momento de molerlo. Aquí te pongo un enlace a un molinillo interesante de Aliexpress por lo fácil y cómodo que es de usar. Además puedes ajustar el grosor del molido y la cantidad que quieres que muela. Aunque si quieres lo mejor en un molinillo automático, aquí tienes otro modelo de Amazón que es la leche… ¡¡te pone la dosis exacta directamente en el mango del café!!

Una vez hayas puesto el café en el portafiltro, debes prensarlo un poco. Lo ideal es que uses un támper como el de la imagen de la izquierda, pero puedes hacerlo con la base se un vaso que tenga la misma medida que el portafiltro. No presiones muy fuerte, con un poco será suficiente. Si te decides por comprar un támper, ten en cuenta el diámetro de tu cafetera antes de hacer el pedido. Uno muy grande no te sirve para nada y uno pequeño no hará correctamente su función.

Hay modelos de cafeteras que admiten cápsulas monodosis en el portafiltro. Ésta es una opción muy cómoda si tienes prisa o si quieres cambiar de vez en cuando y hacerte uno de estos cafés con distintos aromas o sabores que tú no podrías conseguir en casa. En este caso, el café tiene un coste un poco más elevado, pero si te gusta variar los sabores, puede ser una buena opción.

Cuando tengas listo el café en el portafiltro, ya podrás colocarlo en la cafetera. Se enrosca de izquierda a derecha. No es necesario que aprietes mucho al cerrarlo, con hacer un poco de presión bastará. Asegúrate de que el agua ya está caliente para que salga bien el café. 

Pon tu taza en la bandeja de la cafetera y acciona el botón para ponerlo en marcha.

¡¡¡Buen provecho!!!

Si te gusta esta cafetera, puedes encontrar una bastante interesante y tenerla en casa en sólo unos días haciendo clic en ver una cafetera expreso en Aliexpress o puedes ver esta otra versión de cafetera en Amazon, la más vendida y también muy buena opción.

Si además de café quieres hacerte una buenísima crema de leche para acompañarlo, aquí te explico cómo emulsionar la leche con el vaporizador que suelen traer casi todas las cafeteras de este tipo.

Y si quieres rizar el rizo y elegir el café con conocimiento, aquí te explico las diferencias que hay entre las dos variedades de café más usados.

Cómo hacer café en una cafetera de goteo

Cómo hacer café en una cafetera de goteo

Las cafeteras de goteo son, junto a las italianas, las más comunes de todos los hogares por su facilidad de uso y su bajo precio. En este tipo de cafetera, el café sale más aguado, estilo americano y puedes hacer café para un gran número de personas, por lo que es muy práctica cuando viene mucha gente de golpe a casa o cuando quieres tener el café ya preparado y guardado en el frigorífico.

Hay varios modelos de este tipo de cafetera.

Las más comunes tienen básicamente el dépósito de agua y el filtro para el café, además de la jarra que recoge el café ya elaborado. Algunas también tienen un calentador en la base que mantiene el café caliente durante más tiempo. Otras tienen un programador para poder configurarlo y que empiece a hacer el café a la hora que hayas programado (tienes que haberle puesto antes el agua y el café).

Las hay también más abanzadas que llevan el molinillo incorporado, pero estas cafeteras tienen el precio bastante más elevado.

Este es otro modo de elaborar el café de goteo, pero en vez de usar una cafetera, usas una especie de jarra a la que le has añadido una especie de embudo con un filtro. En el embudo con el filtro le pones el café molido y después le echas el agua previamente calentada. El café se elabora, como en la anterior, por la fuerza de la gravedad que hace que vaya cayendo el agua por el café molido y pasará por el filtro a la jarra ya convertida en café. 

Este modelo es sencillo y bonito. Si te interesa, puedes ver uno como este en Amazón

Cómo hacer café en la cafetera de goteo

Lo primero que debes hacer es llenar el depósito de agua. No la pongas en marcha con el depósito vacío, podrías dañar la cafetera.
Los depósitos de agua suelen estar en un lado de la parte trasera. Suelen llenarse desde la parte superior, levantando la tapa.

Después del agua ya puedes echar el café en el filtro. No lo prenses mucho, más bien nada, o un pelín. El agua pasará por el café por gravedad y si está muy prensado, no podrá pasar y el agua se saldrá por todas partes (error mío de novata, no lo cometas tú también).

En estas imágenes el filtro es lavable, por eso, puede que se deteriore un poco con los usos. Puedes ver aquí otros filtros que puede que te sean útiles.

También los hay de un sólo uso (normalmente de papel biodegradable), se retiran después de hacer el café (espera un rato para no quemarte) y se tiran directamente a la basura o al contenedor de resíduos orgánicos. En el siguiente café que prepares usarás un filtro nuevo. Éstos son también muy fáciles de manejar aunque la nueva tendencia es que este tipo de cafetera venga con uno reutilizable.

Una vez hecho esto, ya puedes accionar la cafetera para que se ponga en marcha. 
No esperes que salga el café en el acto, primero debe calentarse el agua.
Si tienes una cafetera programable y quieres el café más tarde, ahora es el momeno también de programarla. 
Yo te recomendaría en este caso, que no tengas el café puesto en el filtro mucho tiempo antes de hacer el cafe puesto que si se airea mucho, perderá intensidd y no estará igual de bueno.

Si te interesa esta cafetera puedes encontrar aquí una cafetera de goteo a buen precio de Amazon que tendrás en tu casa en sólo unos días.

Cafetera portátil

Si estás pensando en salir de casa o ir de viaje y quieres seguir disfrutando del café allá donde vayas, esta minicafetera puede ser una buena opción. El mecanismo es el mismo, pero en pequeñito.

Algunas de ellas calientan el agua con una batería que lleva incorporada, esta opción es estupenda si no tienes dónde calentar el agua. En otros modelos basta con echar agua bien caliente sobre el café del filtro y listo.

Hasta aquí el tema de las cafeteras de goteo. Si tienes alguna duda o sugerencia no dudes en escribirla en los comentarios.

Cómo hacer café en una cafetera italiana

Cómo hacer café en una cafetera italiana

La cafetera italiana o Moka, fué inventada en los años 30 por Bialetti, esta cafetera no ha cambiado de forma en estos más de ochenta años debido a su ergonomía y su acertado diseño.

Esta cafetera es de las más económicas, una característica muy buscada en tiempos de crisis. Este hecho, además de su facilidad de uso y su sabor, hace que esté presente en la mayoría de los hogares. Hasta las personas que no toman café suelen tener una para cuando reciben visitas. Y es que, seguro, que has crecido como yo, con el olor y el gorgoteo del café recién hecho después de cada comida.

Su manejo es muy sencillo

 

Basta con desenroscar la base, desmontar el depósido del café y;

Llenar de agua el depósito sin sobrepasar la válvula de aire (es como un tornillo pequeño en la parte de arriba del depósito, de puede ver desde dentro y desde fuera)

Colocar en su sitio el embudo donde pondremos el café molido hasta llenarlo. Hacer una ligera presión con un támper o con los dedos.

Por último, enrosca la base con el recolector del café y ponlo al fuego hasta que termine de salir el café.

 

El gorgoteo avisará de que ya está listo el café. ¡Buen provecho!

Además de este diseño emblemático, hay otros que también se ven en muchas casas. Usa el mismo mecanismo pero la base es redonda. Es menos cómodo de abrir y cerrar porque al ser redondo no tienes el mismo poder de agarre, pero por lo demás, las cafeteras son iguales.

Si te ha gustado la cafetera italiana, puedes mirar algunas en Aliexpress. Te dejo aquí un enlace de Aliexpress para una cafetera italiana de 9 tazas con entrega en tres días que puede resultarte interesante. Si lo prefieres, puedes ver otra de las más vendidas de Amazón.

Cafetera italiana eléctrica

Y para terminar, hay otro diseño de cafetera para la que no necesitas estar en casa. Tiene el mismo mecanismo pero lleva el «fuego» incorporado, de manera que puedes hacerte el café en cualquier lugar. Sólo necesitas un enchufe a la corriente eléctrica.

Este diseño es muy cómodo para quienes quieren tomarse el café en la oficina, en la sala de reuniones o en el cuartito de la merienda.

También puedes conseguir el mismo efecto con una cafetera normal pero comprando un hornillo eléctrico de Aliexpress. O uno de Amazón que también está muy bien. En este caso tienes que fijarte bien en que la cafetera que tienes o que vayas a comprar, tenga la base preparada para esa fuente de calor. 

Hay otro tipo de cafetera que es una gran novedad, es muy poco conocida y, aunque el mecanismo de función es muy parecido a las anteriores, se diferencia en que en vez de tener un contenedor para cuando sale el café, tiene como dos vasitos en los que cae el café listo para tomar.

Otra novedad que yo además tampoco conocía, es esta cafetera, un híbrido entre la italiana y el expreso con un resultado final muy interesante. 

En este caso el agua se introduce en el pequeño depósito que se ve a la izquierda, y el café en la manecilla (como en el café expreso). Se pone al fuego y sale el café expreso directamente en la taza que hayamos colocado en su base.

Complementos para la cafetera italiana

Un gran complemento para esta cafetera es el molinillo de café. Con él podrás tomarte un café con el grano recién molido y aumentar así su sabor.

Si además quieres llevarte el café recién hecho, los termos son una gran opción. Hay varios tamaños y formatos, seguro que encuentras uno que se adapte perfectamente a lo que estás buscando.

Adaptador para cocina de gas

Si tu cocina es de gas, seguramente necesites este adaptador para apoyar bien la cafetera mientras se hace el café. Es muy económico y da mucha seguridad el hecho de tenerlo puesto. Es muy recomendable tener uno.