Cómo hacer café en una cafetera de goteo

Las cafeteras de goteo son, junto a las italianas, las más comunes de todos los hogares por su facilidad de uso y su bajo precio. En este tipo de cafetera, el café sale más aguado, estilo americano y puedes hacer café para un gran número de personas, por lo que es muy práctica cuando viene mucha gente de golpe a casa o cuando quieres tener el café ya preparado y guardado en el frigorífico.

Hay varios modelos de este tipo de cafetera.

Las más comunes tienen básicamente el dépósito de agua y el filtro para el café, además de la jarra que recoge el café ya elaborado. Algunas también tienen un calentador en la base que mantiene el café caliente durante más tiempo. Otras tienen un programador para poder configurarlo y que empiece a hacer el café a la hora que hayas programado (tienes que haberle puesto antes el agua y el café).

Las hay también más abanzadas que llevan el molinillo incorporado, pero estas cafeteras tienen el precio bastante más elevado.

Este es otro modo de elaborar el café de goteo, pero en vez de usar una cafetera, usas una especie de jarra a la que le has añadido una especie de embudo con un filtro. En el embudo con el filtro le pones el café molido y después le echas el agua previamente calentada. El café se elabora, como en la anterior, por la fuerza de la gravedad que hace que vaya cayendo el agua por el café molido y pasará por el filtro a la jarra ya convertida en café. 

Este modelo es sencillo y bonito. Si te interesa, puedes ver uno como este en Amazón

Cómo hacer café en la cafetera de goteo

Lo primero que debes hacer es llenar el depósito de agua. No la pongas en marcha con el depósito vacío, podrías dañar la cafetera.
Los depósitos de agua suelen estar en un lado de la parte trasera. Suelen llenarse desde la parte superior, levantando la tapa.

Después del agua ya puedes echar el café en el filtro. No lo prenses mucho, más bien nada, o un pelín. El agua pasará por el café por gravedad y si está muy prensado, no podrá pasar y el agua se saldrá por todas partes (error mío de novata, no lo cometas tú también).

En estas imágenes el filtro es lavable, por eso, puede que se deteriore un poco con los usos. Puedes ver aquí otros filtros que puede que te sean útiles.

También los hay de un sólo uso (normalmente de papel biodegradable), se retiran después de hacer el café (espera un rato para no quemarte) y se tiran directamente a la basura o al contenedor de resíduos orgánicos. En el siguiente café que prepares usarás un filtro nuevo. Éstos son también muy fáciles de manejar aunque la nueva tendencia es que este tipo de cafetera venga con uno reutilizable.

Una vez hecho esto, ya puedes accionar la cafetera para que se ponga en marcha. 
No esperes que salga el café en el acto, primero debe calentarse el agua.
Si tienes una cafetera programable y quieres el café más tarde, ahora es el momeno también de programarla. 
Yo te recomendaría en este caso, que no tengas el café puesto en el filtro mucho tiempo antes de hacer el cafe puesto que si se airea mucho, perderá intensidd y no estará igual de bueno.

Si te interesa esta cafetera puedes encontrar aquí una cafetera de goteo a buen precio de Amazon que tendrás en tu casa en sólo unos días.

Cafetera portátil

Si estás pensando en salir de casa o ir de viaje y quieres seguir disfrutando del café allá donde vayas, esta minicafetera puede ser una buena opción. El mecanismo es el mismo, pero en pequeñito.

Algunas de ellas calientan el agua con una batería que lleva incorporada, esta opción es estupenda si no tienes dónde calentar el agua. En otros modelos basta con echar agua bien caliente sobre el café del filtro y listo.

Hasta aquí el tema de las cafeteras de goteo. Si tienes alguna duda o sugerencia no dudes en escribirla en los comentarios.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: