Cómo hacer café en una cafetera francesa

La cafetera francesa o de émbolo, prepara un estupendo café, con buen cuerpo y, además, permite preparar café para varias personas por su gran capacidad. Es muy fácil de usar, tanto como la cafetera italiana, solo que en este caso, el café se elabora de manera manual. Esta cafetera es muy económica y muy fácil de limpiar, puede usarse además, para hacer infusiones y no necesita apenas mantenimiento.

A la hora de elaborar el café es necesario usar café molido grueso para sacarle todo el aroma y el máximo sabor. Si el molido fuese muy fino, además de que no se impregnaría de todos sus componentes, se colaría el café por el filtro y a la hora de tomarlo se percibiría en el gusto como arenilla.

Puedes ver aquí las dos variedades de café más usadas y las características de cada una para elegir el tipo de café según tus preferencias.

Cómo hacer café en la cafetera francesa

En primer lugar debes poner a hervir agua en un recipiente a parte, ya sea un hervidor de agua eléctrico o un cazo al fuego. Puedes hacerlo en el microondas, pero el agua durará menos tiempo caliente. Si el agua tiene mucha cal, será mejor que la filtres o que uses agua embotellada.

Una vez haya hervido el agua, déjala reposar un poco para eliminar el exceso de calor. (con un minuto de reposo será suficiente). El agua muy caliente quemará el café y el sabor será más amargo y desagradable. La temperatura ideal para preparar el café es de unos 90ºC.

Si tienes oportunidad, muele tú el café antes de usarlo, el sabor es más intenso y aromático. Puedes molerlo en un molinillo manual como el de la imagen (no necesita electricidad) o en un molinillo eléctrico. He puestos unos enlaces a cada uno por si tienes interés en comprar alguno. Si no tienes y no te apetece comprarlo, puedes comprar el café ya molido, pero asegúrate de que sea grueso.

Cuando lo tengas todo preparado, quita el émbolo (o filtro). Echa el café en la cafetera (más o menos una cucharada por taza, pero eso ya dependerá de cómo te guste el café y del tipo de café que estés usando)

Vierte el agua hervida después de haber reposado. No lo hagas de golpe, hazlo lentamente y agita con una cuchara para mezclarlo todo bien.

Espera entre tres y cinco minutos y vuelve a meter el émbolo o filtro. Empuja hacia abajo despacio pero sin parar, para filtrar todo el café elaborado y arrastrar los «posos» hacia la parte inferior de la cafetera.Hazlo con cuidado para que el filtro baje por todos los lados igual y filtre bien el café.

Si decides comprar una cafetera francesa, tienes un enlace aquí de un modelo muy interesante de Amazon a buen precio y en unos días la tienes en casa.

Y si quieres prepararte un buen café fuera de casa, también hay cafeteras portátiles en Aliexpress que tienen el mismo funcionamiento. O si lo prefieres también las hay en Amazón, aquí tienes la más vendida por si te interesa.

Son muy cómodas porque caben en cualquier bolso o mochila. De esta manera podrás completar tu comida con un café recién hecho en cualquier parte. El café debes llevarlo previamente molido, o llevar un molinillo manual para molerlo en el momento y el agua ya caliente en un termo portátil.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: